Una defensa diaria – Día 307: Uso de las imágenes en la devoción

DESAFÍO

«Puede que Dios permita el uso de las imágenes religiosas (ver aquí), pero no deberíamos de arrodillarnos ante las imágenes o besarlas. La Biblia dice, “No te prosternarás ante ellas” (Ex 20, 5; Dt 5, 9), y condena a los que besan o se arrodillan ante Baal (1 R 19, 18).»

DEFENSA

Estas prohibiciones aplican a los ídolos.

Si estás frente a un ídolo —una estatua de un dios pagano—, ¡entonces definitivamente no deberías de arrodillarte ante la estatua o besarla! Sin embargo, no todos los besos ni los actos de hincarse están prohibidos. Las escrituras tienen ejemplos de gente arrodillándose (Jc 7, 5-6), inclinándose (Gn 23, 12), cayendo a sus pies (1 S 25, 24), y besando a otros (Gn 27, 6).

Estos son actos que toman sentido dentro de un contexto. Son expresiones exteriores de la actitud del corazón, pero pueden significar cosas distintas. Besar a tu padre y besar a un ídolo de Baal son cosas muy diferentes. El acto exterior puede ser el mismo, pero muestran actitudes muy distintas del corazón, uno indica afecto filial y el otro una adoración divina.

eCatholic-stock-photo-50
Sacerdote arrodillado ante una imágen de la Virgen de Guadalupe

Incluso no está mal realizar estos actos en la rendición del culto. La gente se arrodilló con devoción en (1 R 8, 54), se postraron (2 Cro 7, 3), se postraron en la presencia de Dios (Dt 9, 18), y besaron con devoción a Jesús (Lc 7, 38).

Lo que hace que estos actos estén mal es utilizarlos como reverencia a un dios que no existe, como Baal o utilizarlas para hacer reverencia a algo que no es un dios, suponiendo que sí lo es (v. gr., adorando a uno de los emperadores Romanos —como a Cayo Cesar o Nerón— como si fuera un dios).

Si reconoces en tu corazón que la imágen no es un dios, estos actos exteriores no son dirigidos de manera equívoca a la adoración divina y no caen dentro de la condena del acto. En el mundo antiguo, estas acciones podrán haber estado tan asociadas con la idolatría que fueron totalmente evitadas en el uso de la devoción, pero no vivimos en el mundo antiguo.

Hoy, los católicos que realizan prácticas devocionales (estas son voluntarias, no obligatorias) no están en peligro alguno de pensar que una estatua o un ícono es una deidad. Es reconocido universalmente que las estatuas y los íconos son meros símbolos de Jesús, y de sus santos y que arrollidarse ante ellos o besarlos es una manera simbólica de expresar afecto, como besar una foto de un ser querido que no está presente.

Akin, Jimmy (2016). A Daily Defense: 365 Days ( plus one) to Becoming a Better Apologist. El Cajón, California: Catholic Answers Press.


Este texto fue traducido del inglés al español del libro A Daily Defense: 365 (plus one) to Becoming a Better Apologist escrito por Jimmy Akin. ¡No olviden comprar el texto original!

Pueden aprender más sobre Jimmy y sus proyectos aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s