Theotokos – La que dio a luz a Dios

No todos conocemos a María como la Madre de Dios

Alguna vez escuché que es posible ver la fe a través de distintos lentes y entiendo que no todos ven a María a través del lente de la Iglesia Católica. Es por esto que me atrevo a escribir esta entrada sobre la Virgen María. Escribo con el fin de aclarar las percepciones erróneas de los que ven a la fe Católica desde afuera cuando se habla de María como la Madre de Dios.

SASSOFERRATO - Virgen rezando (National Gallery, Londres, 1640-50)
María rezando, por Sassoferrato.

Theotokos / Madre de Dios

Para nosotros los Católicos, la Virgen María es la Madre de Dios, la Theotokos (Lc 1, 43). Esto puede sonar súper fuerte o confuso para aquellos Cristianos que viven alejados de la Iglesia, o incluso para Católicos con una mala formación. Afortunadamente, la Iglesia se ha permitido documentar nuestra fe a través de los siglos. Me atrevo a mostrar un extracto de Lumen Gentium, una de las dos constituciones dogmáticas del Concilio Vaticano II.

Efectivamente, la Virgen María, que al anuncio del ángel recibió al Verbo de Dios en su alma y en su cuerpo y dio la Vida al mundo, es reconocida y venerada como verdadera Madre de Dios y del Redentor. Redimida de modo eminente, en previsión de los méritos de su Hijo, y unida a Él con un vínculo estrecho e indisoluble, está enriquecida con la suma prerrogativa y dignidad de ser la Madre de Dios Hijo, y por eso hija predilecta del Padre y sagrario del Espíritu Santo; con el don de una gracia tan extraordinaria aventaja con creces a todas las otras criaturas, celestiales y terrenas. Pero a la vez está unida, en la estirpe de Adán, con todos los hombres que necesitan de la salvación; y no sólo eso, «sino que es verdadera madre de los miembros (de Cristo) […], por haber cooperado con su amor a que naciesen en la Iglesia los fieles, que son miembros de aquella Cabeza». […] [1]

Después de leer esta fuente oficial de la Iglesia, podemos deducir tres cosas importantes para esclarecer el modo en el que los Católicos vemos a la Virgen.

  1. María es la madre de Dios Hijo, no del Padre ni del Espíritu Santo.
  2. María es hija (predilecta) de Dios Padre.
  3. María no es una diosa.

Respondiendo a la duda de una amiga, los Católicos creemos que antes de que Abraham y María fuesen, Jesús es (Jn 1, 1; Jn 8, 58). Podemos ver de esta manera cómo el Yo Soy que escuchó Moises logra convertirse en un eco que leemos en el Evangelio de San Juan. También cabe mencionar que los Católicos entendemos que Jesús forma parte de la Santísima Trinidad, junto con el Padre y el Espíritu Santo.

Aunque María es la Madre de Dios, ella no es su madre en el sentido que es mayor que Dios o que la fuente de la divinidad de Cristo viene de ella, pues ella no es ninguna de estas dos cosas. Más bien, la Iglesia dice que ella es la Madre de Dios en el sentido que cargó a una persona divina en su vientre – Jesucristo, Dios “en la carne” (2 Jn 7, cf. Jn 1, 14) – y en este sentido contribuyó a la materia genética de la forma humana que Dios tomó en Cristo. [2]

No es posible decir que María cargó solamente con la naturaleza humana de Cristo en su vientre, pues esta declaración nos llevaría a la herejía del Nestorianismo. Las mujeres no dan a luz a naturalezas humanas; ellas dan a luz a personas. Por lo tanto, María dio a luz a la persona de Jesucristo, y la persona a la que dio a luz fue a Dios.

En el año 431 se celebró el Concilio de Éfeso, en el cual se condenó a Nestorio, y al Nestorianismo, por decir que en Cristo había dos personas. La Iglesia enseña que Jesucristo posee dos naturalezas, la Divina y la Humana, unidas en la única Persona del Hijo de Dios. Que María es Madre de Dios es dogma de fe, dogma que fue definido en el Concilio de Éfeso. Este título de la Theotokos ya se había consolidado en la devoción del pueblo cristiano desde el siglo III, pero fue necesario declararlo como dogma por las fuertes disputas en el siglo V sobre la persona de Cristo.

Me atrevo a utilizar una analogía casi textual de Jorge Loring, S.J. que aparece en su famoso texto “Para Salvarte” [3] con el fin de intentar aterrizar todo lo ya mencionado.

Si el día de mañana te nombran Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, tu madre sería la madre del Presidente. Ella no te ha dado la presidencia, pero, por haberte dado tu cuerpo, es tu madre; y al ser tu madre es madre de todo lo que eres: madre del Presidente.

Tú llamas madre a la mujer que te ha dado tu cuerpo, pero no tu alma, que ha sido infundida por Dios. Sin embargo, la llamas madre porque ella te ha dado a luz, aunque ella no te haya dado todo lo que tú eres.

En conclusión, si negamos que María es la Madre de Dios, negamos que Jesucristo, además de ser verdadero Dios, también es verdadero hombre. ¡Negamos la unión hipostática!

Santa María, Madre de Dios, Arca de la Alianza, ¡ruega por nosotros!


¡No dudes en comentar o compartir en tus redes sociales favoritas!

Bibliografía

Pablo VI, (1964, Noviembre). Lumen Gentium. Recuperado de: http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19641121_lumen-gentium_sp.html [1]

Mary: Mother of God. Recuperado de: https://www.catholic.com/tract/mary-mother-of-god [2]

J. Loring (2012). Para Salvarte: Enciclopedia del católico del siglo XXI.  [3]

Lectura adicional

Catecismo de la Iglesia Católica http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/index_sp.html

Un comentario

  1. Gran reflexión hermano
    No cabe duda del amor que infunde nuestra madre María santísima en nuestra madre iglesia.
    Hay una alianza íntima entre ellas dos y a nosotros nos toca aliarnos como una familia donde la madre va encubando a los hijos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s